25 marzo 2009

El SIDA, el Condón y el Papa

Bonil, El Universo

Guayaquil, 20 de marzo de 2009

Muy estimado Bonil: Le admiro como humorista; no me da empacho decirlo.
Le escribo con la autoridad que me proporciona ser un sacerdote que visita todas las mañanas de todos los viernes a los pacientes de VIH-sida en el Hospital de Infectología. Voy siempre con un equipo de voluntarios y voluntarias de la Casa de la Vida. No sólo le escribo como un apóstol de mis enfermos, sino como simple hombre culto (soy abogado y sacerdote, con 10 años de estudios en tres universidades españolas). Estoy completamente en contacto con todo lo que sucede. Me muevo en el Internet como un pez en el agua. Le digo esto, porque a veces la gente piensa que los curasvivimos en otro planeta.

He visto el chiste de hoy sobre el Papa y el criterio de la Iglesia Católica sobre la ineficacia del preservativo para combatir el sida. Estimado Bonil: El Papa puede decir que dos por dos con cuatro. Pero esta verdad no deja de ser una verdad científica, sino que sigue siendo una verdad matemática, aunque la afirme un religioso.

Dejemos aparte - sólo por método, para poder dirigirme a usted, con total independencia de sus creencias: no sé nada de su religión, ni siquiera sé si cree en Dios o no… da lo mismo para el caso - los motivos morales por los cuales la Iglesia católica se opone al uso del preservativo para combatir la pandemia del sida. El Papa ha afirmado algo que es puramente científico: el uso delpreservativo, lejos de impedir la propagación del sida, en definitiva, la acrecienta y aumenta.

Tome usted un microscopio. Ponga un preservativo de látex. Mida las microscópicas perforaciones que tiene el látex. Apunte en una libreta las milimicras que posee cualquiera de las perforaciones. Ahora, coja un virus del sida. Póngalo en el microscopio. Mídalo. Ahora compare las dos medidas: la ciencia de hoy afirma que el virus del sida es 450 veces más pequeño que el espermatozoide. Si bien, los espermatozoides no atraviesan las perforaciones del preservativo, por supuesto, claro que los virus del sida lo hacen.

Por otra parte, hemos de reconocer que la masiva difusión del preservativo, no determina una disminución del número de relaciones sexuales, sino, por lo contrario las facilita, las estimula, las incentiva.

Sepa, además, mi estimado Bonil, que tras al difusión masiva del preservativo hay toda una industria con gigantescos intereses económicos, todo un capitalismo…; y, lo peor, ellos saben que el preservativo no preserva de nada, y que, como dice el Papa, aumenta la pandemia (por la dos razones científicas que antes le he expuesto: matemática: dimensión de las perforaciones y estadística: constatación descripción y expresión numérica de los fenómenos sociales); y sin embargo, son tan criminales y tan genocidas, que por forrarse los bolsillos de dólares, empujan al mundo entero a la peor pandemia de la historia (tengo una colección de 5 DVD, sobre el tema).

La irresponsabilidad de las autoridades de salud del mundo entero, y también, por supuesto, de Ecuador, es espantosa. Tras esa irresponsabilidad, o está una tercermundista ignorancia o una tercermundista corrupción… Ellos viven del tópico, de lo que se dice, de los parámetros que difunde el Sistema social en el que lamentablemente estamos inmersos. Todos ellos tendrán que dar cuenta a Dios – no me fío nada de los 'juicios de la Historia', que son para morirse de risa – de la criminal irresponsabilidad con la que difunden en nuestro ambiente el uso del preservativo, con laconsiguiente incentivación de las relaciones sexuales realizadas con la 'ruleta rusa' del preservativo.

No por motivos religiosos, sino por simples razones de salud pública, la autoridad gubernamental debería informar a las gentes los peligros que comporta el uso del preservativo… Algo así como se hace con la campaña de difusión de al estrecha relación que hay entre el tabaco y el cáncer…

Para terminar: son innumerables los y las pacientes de sida que cuando yo les he preguntado - claro, con toda mi intención - si usaron 'protección'… Me miran con profunda tristeza y con una sonrisa cargada de odio e ironía me dicen: "Padrecito, el preservativo no sirve paranada…" Le invito un viernes a visitar conmigo a 'mis' enfermitos de sida – hoy mismo he estado con ellos – y luego me dirá si se atreve a hacer, querido Bonil, un chiste sobre la relación que hay entre difusión del preservativo y el avance de la pandemia del sida… Venga, le recibiremos llenos de cariño en nuestro equipo… Venga, y verá cómo los enfermitos están equivocados – sí: están equivocados - cuando dicen que no sirve para nada: ¡Claro que sirve!, y muchísimo: para contagiarse ellos del sida; y sirve, sobre todo, para que muchos millonarios del primer mundo y del tercero, ganen más euros y dólares a costa de los millones de enfermos de sida que se fiaron del preservativo.

Además, mi querido amigo: no sé si usted es casado, no sé si tiene hijas… pero si un chico le dice a usted, que va a tener relaciones con su señorita hija, no creo que usted le diga: "¡Ok; pero con preservativo!" Me imagino que, como padre digno que supongo será, le dirá al chico de turno: "Amigo, usted a mi hija no me la toca, hasta que sea su esposa, después de habersecasado con ella, como Dios manda… Mientras, ni con preservativo, ni sin preservativo"…

Y esto es lo que la Iglesia afirma como el mejor y único camino para preservar al mundo del sida… y de muchos otros males, tales como los hijos sin hogar… En esto, supongo que usted coincide con Dios y la Iglesia… Con mi respeto y mi afecto.

Padre Paulino Toral.

CI 0100008887
Celular: 094349527
E-mail: paulinotoral@msn.com

7 comentarios:

  1. Anónimo2/4/09 23:53

    Cartas a EL UNIVERSO

    Domingo 29 marzo Cartas al Director

    Preservativo y sida

    En relación a la controversia causada por las declaraciones del Papa Benedicto XVI durante su visita a África, es cierto que parte de la solución para combatir la epidemia del sida son la abstinencia y la fidelidad de las personas, como argumenta la Iglesia. Pero cuando se le habla a una persona que ya es sexualmente activa, es fundamental enseñarle que debe protegerse con un condón como asunto de higiene sexual para evitar no solo el VIH, sino cualquier enfermedad venérea contagiosa.

    ¿Que el virus del VIH atraviesa el látex (material del que un buen condón está fabricado)? No es verdad, siempre y cuando el condón sea de látex (no de un material poroso) y responda a prácticas de calidad y cuidado.

    ¿Que el condón es infalible contra el VIH-Sida? No, tampoco sería cierto porque tiene que saberse utilizar y tener cuidado que el látex no se haya roto por calor excesivo al guardarlo, etcétera. Pero de ahí a afirmar como verdad absoluta que el látex no funciona como barrera microscópica contra el virus, tampoco es cierto. Aparte de las múltiples pruebas científicas de que no es así (el látex fabricado bajo normas de calidad ISO 4074, pasa por un riguroso proceso de calidad y detiene en 10.000 veces el paso de cualquier sustancia a prácticamente cero), hay una prueba muy sencilla y criolla que la puede realizar uno mismo: si usted infla como un globo, con aire o agua, un condón de látex entero (sin agujeros), ni el aire ni el agua pueden atravesar el látex durante días enteros; no se diga durante horas o minutos.

    Si bien no se trata de defender el uso del condón “per se”, por sí solo o como única herramienta, se trata de reconocer que es una parte de la respuesta a la epidemia del VIH-Sida, junto con la abstinencia sexual y la fidelidad, valores que coincido con la Iglesia, debemos enseñar a nuestros hijos y nuestra sociedad. Puede ser que el dogma de muchos católicos practicantes no les permita promover el condón en la lucha contra la epidemia del VIH-Sida, eso es comprensible, pero de ahí a hacerle una guerra a uno de los pocos instrumentos de salud pública y de protección que tienen los individuos que ya son sexualmente activos para protegerse de múltiples enfermedades venéreas, es desinformante y perjudicial a la salud pública de una sociedad.

    Los médicos y científicos en salud pública sí aceptan que la fidelidad y la abstinencia son armas contra la epidemia, pero argumentan que en personas que ya son sexualmente activas el condón es otra herramienta. ¿Por qué entonces los demás no podemos ser igual de tolerantes y aceptar que se necesitan más herramientas, todas las posibles, para luchar contra esta epidemia en el campo de la salud pública? Existe en salud pública algo llamado el “abc”, que es una estrategia de salud que promueve la abstinencia, la fidelidad (“b” por la sigla de “be faithful” en inglés), y el condón, como herramientas no contrapuestas sino complementarias. Los únicos países que han logrado reducir en África y el mundo los índices de la epidemia, son los que han usado esta estrategia “abc”, junto al acceso a pruebas del VIH y a medicamentos y tratamiento médico gratuito. El Ecuador está hoy en el umbral de una epidemia catastrófica de este virus, acercándose rápidamente a tener 1% de su población infectada. Una vez que un país alcanza ese 1% de la población general, el virus crece exponencialmente. Un ejemplo histórico y científico de investigación, compara a Brasil y Sudáfrica como dos ejemplos de cómo se puede afrontar esta crisis de salud. En 1990 ambos países tenían el 1% de su población adulta infectada. Hoy Sudáfrica tiene 25% de su población infectada y Brasil solo el 0,3%. Mientras que Sudáfrica negó la existencia del virus, resaltó solamente el uso de la abstinencia, negó el acceso fácil al condón a su población sexualmente activa; en Brasil se hizo lo contrario, es decir se usaron todas las herramientas, mientras que en Sudáfrica se utilizaron solo unas cuantas.

    Humberto Mata,
    Guayaquil

    ResponderEliminar
  2. Anónimo5/4/09 08:40

    EL UNIVERSO

    Guayaquil, Martes 31 marzo. Cartas al Director

    ¿Con o sin preservativo?
    En los últimos días se han vertido comentarios en los medios de comunicación, sobre todo escritos, opinando en contra de las declaraciones del papa Benedicto XVI en África, de que los preservativos no son la solución para detener la propagación del sida.
    Erróneo es creer que los preservativos van a servir para prevenir contagios de enfermedades de transmisión sexual. Cualquier texto serio informará que la única forma segura de no adquirir una enfermedad de transmisión sexual es la abstinencia antes de estar casados y la fidelidad mutua cuando se tiene una pareja. Obligación de los medios es informar correctamente a la población de los verdaderos peligros que implica la distribución masiva de preservativos; peligros que empiezan con la falsa seguridad de creerse protegidos y que promueve las conductas promiscuas cada vez a más corta edad.
    El preservativo no es seguro para prevenir la transmisión del VIH.

    Rodolfo Rodríguez Betancourth,
    Ingeniero, Guayaquil

    ResponderEliminar
  3. Anónimo5/4/09 08:41

    EL UNIVERSO

    Guayaquil, Martes 31 marzo. Cartas al Director

    ¿Con o sin preservativo?
    En Sudáfrica, el Ministerio de Salud del país se vio obligado, en el 2007, a retirar millones de preservativos de la compañía Kohrs Medical Supplies, porque no superaron el test de aire que garantiza la seguridad de estos productos.
    Es la segunda vez en dos meses que las autoridades sudafricanas retiran del mercado millones de condones defectuosos. Asimismo, las autoridades han cancelado el contrato que tenían con Kohrs, por el cual esta empresa suministraba preservativos que después el gobierno distribuía gratuitamente.
    Se dice que la empresa suministradora había sobornado a un funcionario del Ministerio para aprobar esos condones. En África no son raros los casos de comercialización de productos farmacéuticos defectuosos o ineficaces. En Estados Unidos, la FDA (Food and Drug Administration), entidad del gobierno que se encarga de la aprobación de medicamentos, prótesis, aditivos alimentarios, etcétera, empezó a usar una prueba de pérdida de agua, en la que el condón se llena con 300 ml de agua y se mira durante un minuto para ver si la pierde. Se reconoce que tiene un nivel de calidad aceptable cuando la tasa de fallo por permeabilidad al agua no excede en un 4 por 1.000. Los lotes que exceden este criterio son retirados de la venta.
    Se estudiaron 430 marcas con 102.000 condones, 165 fabricadas en Estados Unidos con 38.000 condones, y 265 marcas extranjeras con 64.000 condones. Los resultados fueron que el 12% de las marcas de Estados Unidos no tenían un nivel suficiente de calidad, y el 21% de las marcas extranjeras. En estas investigaciones de la FDA sobre la seguridad de los condones como preventivos del sida se afirmaba concluyendo que el “uso del preservativo no se relaciona de forma significativa con la protección contra el contagio”. Entre los rechazos están las marcas Ramses Extra Strength, por la “cantidad inaceptable de orificios y fisuras de anillo”; Saxon Wet Lubricated, “por no pasar el control de calidad de la FDA”.
    En muchos países en los que se han tomado la molestia de controlar la calidad se han producido rechazos de marcas. Aún, con todo, no deja de ser penoso que con un 4 por 1.000 casos de permeabilidad al agua sean puestos a la venta. Al aceptarse esta tasa de defectos, la probabilidad de fallo en una pareja que utilizase el condón como método anticonceptivo sería de un 20,8% anual si decidiese sostener relaciones sexuales una vez a la semana, y de un 41,6% si mantuviese relaciones sexuales dos veces por semana.

    María Yolanda Salazar Paz y Miño,

    ResponderEliminar
  4. Anónimo5/4/09 08:41

    EL UNIVERSO

    Guayaquil, Martes 31 marzo. Cartas al Director

    ¿Con o sin preservativo?
    Son múltiples las causas que se podrían esgrimir como responsables de la pandemia del sida; así, podemos mencionar causas económicas, políticas, migratorias, culturales, sociales, entre otras, y de la misma forma –al intentar buscar soluciones para su control– vemos que no hay soluciones mágicas ni únicas. Por el contrario, hay que establecer estrategias de acuerdo a las características de la epidemia en cada región.
    Desde hace muchos años se conoce que la abstinencia y la fidelidad son la mejor estrategia para luchar contra las infecciones de transmisión sexual (ITS), que viviríamos en un mundo ideal si todos las practicáramos, y que tal vez no existirían muchas de las ITS, pero la realidad es otra. Muchos respetamos como católicos y apoyamos los preceptos de la Iglesia, de valores, responsabilidad, abstinencia y fidelidad; creemos que ese es el camino ideal y seguiremos apoyando a su implementación y concienciación en nuestros hijos y en la población que está por iniciar su actividad sexual; de hecho, el mundo científico apoya esta estrategia, tal como la Organización Mundial de las Salud (OMS), que para disminuir la transmisión de VIH y otras ITS ha implementado, entre otras, la del ABC (abstinencia, fidelidad y condón) –por sus iniciales en inglés y en ese orden.
    La salud pública y las políticas de salud de los gobiernos son para todos, sin importar su credo religioso; tienen acciones inmediatas y mediatas, como son los cambios en la conducta sexual de una población. Cuando uno ve las cifras de nuestro país y observa el aumento de casos de embarazo precoz, mortalidad materna, cáncer de cuello de útero, hepatitis B, herpes genital, verrugas genitales, sífilis neonatal y de adultos, sida, gonorrea, etcétera, debe plantearse adoptar estrategias dirigidas para disminuir su ascenso. Es prioritario que exista liderazgo por parte del Ministerio de Salud para buscar puntos de coincidencias, que sí los hay, y no enfrentamientos con la Iglesia.
    La desinformación es el peor enemigo, junto con la falta de acceso a la educación de los pueblos para su desarrollo; los fanatismos religiosos, así como el libertinaje, obnubilan muchas veces las decisiones que deberían realizarse, y terminan confundiendo a toda la población. Debemos aceptar que existen grupos que practican conductas de riesgo y es responsabilidad de las autoridades orientar las acciones necesarias para disminuir sus consecuencias. Asimismo, están las parejas portadoras del VIH serodiscordante (uno de los dos es positivo, y el otro, negativo), siendo esencial ayudarlas a evitar que infecten a su pareja. Mucho se ha dicho sobre el tamaño de los poros del condón con relación al tamaño del virus del VIH, pero es necesario recordar que para que una enfermedad infecciosa sea transmitida necesita de dos variables: por un lado, un agente infeccioso en cantidades suficientes para infectar; y, por el otro, un huésped (paciente) susceptible.
    Si revisamos los múltiples estudios científicos sobre el paso del virus a través de los poros del condón, encontramos que algunos afirman categóricamente que no existe esta posibilidad, y otros concluyen que el número de virus que atraviesan los poros es tan escaso que de ninguna manera podría causar infección, por lo tanto, es imposible cuando se afirma: “Un virus que atraviese el poro del condón puede infectar a alguien”, tal como lo demuestra el seguimiento que se ha hecho a las parejas serodiscordantes que han mantenido actividad sexual regular con el uso de preservativo sin infectar a su pareja. Se menciona que su eficacia cuando se emplea de manera correcta es de alrededor del 98%. Los fracasos del uso del condón están dados por su mal uso, material inadecuado, caducidad, colocación de soluciones que alteren la integridad del látex, como soluciones oleosas. Esto no quiere decir que el uso del preservativo sea la solución para el sida; está claro que no es garantía de seguridad, pero hasta ahora es la única herramienta disponible para quienes mantienen conductas de riesgo. El uso del condón forma parte de un programa integral de atención; está dirigido a las personas que mantienen conductas de riesgo y debe de ir acompañado de la información adecuada para su correcto uso.
    Estamos totalmente en contra de la “masificación y el reparto” de condones sin la debida información, pero también estamos en contra de la desinformación que se produce al adoptar posiciones extremas que lo único que conllevan es a causar temores y miedos en la población.
    Solicitamos a las autoridades de salud que cumplan el rol de liderazgo e inviten a todos los actores políticos, religiosos, personas viviendo con VIH, universidades, sociedades científicas, etcétera, a aunar esfuerzos por el bien de la salud de nuestros jóvenes, y no seguir viendo cómo cada día se infectan más mujeres, jóvenes, y evitar discusiones estériles que no nos llevarán a ningún lado sino que, por el contrario, dificultan el avance para poder lograr los objetivos del milenio.

    Washington Alemán Espinoza,
    Doctor, clínico infectólogo, Washington, EE.UU.

    ResponderEliminar
  5. Anónimo5/4/09 08:42

    EL UNIVERSO

    Guayaquil, Martes 31 marzo. Cartas al Director

    ¿Con o sin preservativo?
    La Organización Mundial de la Salud (OMS) considera que, en relación con la prevención del virus infeccioso, la abstinencia es la única medida infalible.
    Unicef se hace eco de esta recomendación desde su página web: “El único método que ofrece la seguridad al 100% de no contraer el VIH durante un contacto sexual es la abstinencia”. Así de rotundo es el mensaje que difunde a los jóvenes para evitar el contagio del virus del sida.
    De esta manera, la ONG se hace eco de la primera recomendación de la OMS en relación con la prevención del virus infeccioso: la abstinencia. La plataforma HazteOír (HO) considera que esta opinión supone un paso al frente para erradicar una enfermedad que tan solo el año pasado cobró la vida de 5 millones de personas. Según el informe anual del Programa Onusida y la OMS, es preciso hacer esfuerzos de prevención del virus más intensos para ralentizar la epidemia, ya que las tendencias generales en la transmisión de la enfermedad no han dejado de aumentar, a pesar de que algunos países presentan descensos en la prevalencia del VIH en los últimos años, como es el caso de Uganda o Tanzania, cuyos gobiernos promueven la continencia antes del matrimonio.
    La plataforma ciudadana considera que la manifestación de la Unicef, que descarta que el uso del preservativo sea totalmente eficaz para prevenir enfermedades, supone un espaldarazo para las instituciones “que ponen al preservativo como puntal en la lucha contra el sida”. De esta manera, Unicef se une al mensaje de la ONU y buena parte de la comunidad científica: la estrategia de la abstinencia es la mejor arma para evitar enfermedades infecciosas y, solo en tercer lugar, hablan de los preservativos como prevención para la enfermedad. Con estos casos, HO pide al Ministerio de Sanidad que desarrolle campañas de prevención del sida que promuevan entre los jóvenes una verdadera educación en el amor y en el respeto, y la abstinencia como método infalible de lucha contra dicho mal, en lugar de centrar sus esfuerzos en difundir el uso del preservativo, que conduce a incrementar la promiscuidad y no es 100% seguro”.
    Un estudio publicado en el New England Journal of Medicine, en septiembre del 2006, demuestra el fracaso de la estrategia para la promoción del uso de preservativos en los jóvenes. Según la analista Dale O’Leary, del sitio web thefacts.org, el estudio titulado ‘Uso de preservativo y riesgo en mujeres jóvenes de adquirir el virus genital del papiloma humano (VPH)’, dio como resultado que 25% de las 82 jóvenes que participaron de la investigación utilizaron el preservativo todas las veces que tuvieron relaciones en el lapso de un año, y el 37,8% de ellas se infectó con VPH. La legisladora de Virginia, Jo Ann Davis, reafirmó que la única y real solución al problema de las enfermedades de transmisión sexual es la educación de la abstinencia, y precisó que “esto no es por una ideología social o una ideología religiosa, es por informar a las mujeres acerca de enfermedades potenciales. Y realmente, la única manera de protegerse es la abstinencia. Esto no es una ideología, es un hecho”.

    Mario Monteverde Rodríguez,
    Doctor, catedrático universitario de Ética Médica, Guayaquil

    ResponderEliminar
  6. El condón y el Papa

    Comparto un artículo que me hicieron llegar sobre la utilización del preservativo. Hoy que nuestro país se encuentra en un proceso electoral y que se rajan las vestiduras los políticos de querer hacer algo por la patria y por el hombre.
    El hombre nunca piensa en las consecuencias que trae la promulgación de leyes que van contra la vida. En el plebiscito anterior se aprobó una constitución que va contra la vida, de atentar con un ser indefenso.
    Todo se dar por el individualismo y orgullo de hacer prevalecer mi verdad, es decir. Primero Yo segundo Yo, tercero Yo. En otras palabras generar la sobre vivencia de destruir el hombre contra el hombre.
    Espero poder entrar en temas de debate y fomentar familia. Hoy en día se encuentra destruida la familia se da libertad al libertinaje, donde el joven confunde al amor del prójimo por ilusiones de bajas pasiones.
    Saludos cordiales
    Nixon Maldonado Montaño
    maldonadon@egar.com.ec

    ResponderEliminar

Tu opinión es importante, si no puedes insertar un comentario, por favor remítemelo a britonicolas62@gmail.com