23 febrero 2010

Los hijos robados a las emigrantes


GÉNOVA, Italia. Isabel Mateus Camba (d) explica al director de la Senami en Italia, Lucas Luzón, y a la Cónsul del Ecuador en Génova, Esther Cuesta, su “batalla” legal por recuperar a sus hijos.
Casos de ecuatorianas irán a Corte europea
INDIRA DORA Génova, Italia
Los casos de un grupo de madres ecuatorianas que mantienen ante la justicia italiana para recuperar la custodia de sus hijos, irán a la Corte de Strasburgo, organismo destinado a controlar la correcta aplicación de los Derechos Humanos en Europa.
Así lo dieron a conocer las integrantes de la Asociación ‘Madres Valientes del Ecuador’, fundada recientemente por las inmigrantes con problemas iguales o parecidos, para afrontar unidas su posición legal en este país.
Marisol Toral, presidenta de la Asociación, explica que apelar a la Corte Europea es un recurso al que podrían haber accedido desde hace tiempo, pero que “lamentablemente para nuestros ex abogados italianos y para nuestros propios diplomáticos este recurso pasó desapercibido”.
Toral indica que se decidieron a llevar sus casos para que sean revisados fuera de Italia, después de conocer una denuncia que hiciera la revista de circulación nacional Panorama, bajo el título ‘Secuestros de Estado’, en la que se criticaba con pruebas y hechos reales la “ligereza con la que ciertos jueces italianos deliberan cuando se trata de la tutela de los niños, y las quejas de muchas familias que han vivido y viven en carne propia las consecuencias de informes superficiales”.
En este país europeo son varios los casos de madres ecuatorianas que han perdido la custodia de sus hijos, de padres italianos, y que según ellas han sido perjudicadas por su condición de inmigrantes. Actualmente son diez los casos listos para ser enviados a la Corte Europea para su revisión.
“En el reportaje de esa revista, vimos que citan más de 30 mil denuncias, que tienen la misma trayectoria de los nuestros: asistentes sociales parcializadas, sicólogos que certifican disturbios mentales en las madres, y jueces que consideran que la figura materna, o de ambos padres en algunos casos, no es apta para criar a sus hijos basándose solo en escritos, sin pruebas y sin haber escuchado la versión de los niños como lo estipula la ONU en estos casos; en conclusión, los niños dejan de ser nuestros para pasar a ser del Estado”, prosigue Toral.
En muchos casos, una vez que los padres italianos se quedan con la custodia de los niños, estos pasan a centros infantiles del Estado o los quieren dar en adopción.
Para poder presentarse ante la Corte Europea, las madres integrantes de la Asociación declararon haber recurrido a los servicios del estudio legal del abogado Claudio De Filippi, experto en Derecho Internacional, que fue presentado ante la Senami y el Consulado del Ecuador en días pasados.
El objetivo, dicen las ecuatorianas afectadas, es que el Gobierno ecuatoriano preste todo su apoyo al trabajo que se realizará ante la Corte Europea para resolver el conflicto.
“Pedimos la presencia del mismo presidente Rafael Correa en Italia junto a sus Ministros de Relaciones Exteriores, de Justicia y Derechos Humanos, y de Migración, que vengan ellos y no manden a ninguna Comisión que después no hará nada como la que vino el año pasado”, dicen las compatriotas en un comunicado.

http://www.eluniverso.com/2010/02/22/1/1360/diez-anos-luchando-sus-dos-hijos.html?p=1360A&m=256
Diez años luchando por sus dos hijos
Génova, Italia
Diez años de audiencias y entrevistas con psicólogos y asistentes sociales separan a la ecuatoriana Isabel Mateus Camba, de sus dos hijos, Tyron y Marcelo, procreados con un ciudadano italiano. Ambos actualmente viven en una comunidad bajo la tutela del Estado. “La tragedia”, dice la ecuatoriana, empezó después de que su ex conviviente empezó a maltratarla físicamente. “Fue cuando decidí dejarlo. En un primer momento tuve que dejar a los niños con el padre hasta conseguir un trabajo fijo. Una vez estable quise recuperarlos, pero mi ex había pedido la intervención de las asistentes sociales”.
Fue entonces, comenta, que los pequeños fueron a vivir a una comunidad y después con una familia italiana, “mientras tanto inicié una acción legal que me permitió recuperarlos, pues se comprobó que el padre era violento”. Sin embargo, el padre interpuso otra acción legal y los niños volvieron a una comunidad del Estado. “Mientras al padre se los dejan ver cada fin de semana, yo llevo dos años sin verlos. Actualmente tienen 12 y 10 años. Yo quisiera que ellos sepan que estoy luchando por recuperarlos”.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Tu opinión es importante, si no puedes insertar un comentario, por favor remítemelo a britonicolas62@gmail.com